Caso de Somosierra

Puerto de Somosierra

Al ver el cartel en la autovía con el nombre de Somosierra, nos vino a la cabeza el accidente de un camión que transportaba ácido sulfúrico en el año 1986. En el viajaban una madre y un padre junto a su hijo. Los dos primeros murieron en el acto, pero del hijo nunca más se supo nada. La desaparición de Juan Pedro Martínez Gómez se convertiría en uno de los casos más misteriosos de la época, y que actualmente sigue sin respuesta.

Después de unos instantes de silencio, divisamos a unos metros de nuestro coche una pequeña nube de color marrón suspendida en el aire, más o menos a la altura del frontal del vehículo. Paralizados por la sorpresa y las dudas, dejamos que la inercia nos lleve a impactar de frente con aquella forma misteriosa y desconocida. Y cuando se produce lo inevitable se dispara nuestra ansiedad, nuestro miedo... la pequeña forma atraviesa el capó del coche, subiendo por la luna delantera del mismo hasta el cielo a una velocidad de vértigo. Un zumbido eólico de gran intensidad acompaña a la secuencia.

¿Sugestión o algo más? Instantes antes de divisar la forma inexplicable, los dos tenemos la premonición de que algo está esperando en aquella salida de la Autovía del Norte, a la altura de Somosierra. A ello se suma que antes del suceso, y durante aproximadamente 200 kms. de nuestro viaje, no nos cruzamos con ningún vehículo. Extraño, muy extraño.

Las momentos posteriores son de muchos nervios e infinitas dudas. "Qué ha sido eso?" La pregunta que nos repetimos una y otra vez. A los pocos minutos y sin previo aviso, sucede otro fenómeno difícil de comprender, se pone a nevar con una virulencia inusual. Hecho que por si mismo, no tiene nada de particular, tratándose de una zona que en invierno tiene en la nieve una constante. Lo extraño es la suma de acontecimientos.

Dos horas después llegamos a destino. Bajamos del coche y nos dirigimos a observar la parte delantera del mismo. Una mancha gris se extiende en la parte izquierda del parachoques (era de color negro) del vehículo. Pero solamente en esa zona, la que primero impactó con aquella pequeña nube o lo que fuera. El resto estaba como siempre. En los siguientes días no paramos de hablar de ello y debatimos con mucha gente, dedicando un intenso especial con diversos invitados en el programa de radio Infinito.